Los 10 errores más comunes al emprender

En este artículo veremos los 10 errores más comunes al emprender, es decir, todo aquello que a todos los que hemos emprendido alguna vez nos hubiera gustado saber de antemano.

Introducción y notas del autor

No conozco a nadie que no haya pensado alguna vez… “Yo hago esto y me forro”. Suelen ser ideas en conversaciones jocosas en entornos tabernarios, pero muchas veces llevan a reflexiones profundas y eventualmente a lanzarnos a emprender con una idea innovadora.

Me gustaría poner como punto de partida que el hecho de lanzarnos es admirable y desde luego cuenta con mi apoyo, yo lo he hecho ya tres veces y tanto mi iniciativa como mis relaciones personales me llevan a pensar que habrá más.

Sin embargo, existen algunos aspectos en los que he fallado al lanzarme, y resultan ser comunes de acuerdo con las experiencias que me comenta mi entorno emprendedor y los profesionales que por suerte me han formado y asesorado.

Detectar estos errores y agruparlos en un texto me parece una buena idea para ayudar a los lectores de este blog, pero también para releer estas reflexiones de vez en cuando con el objetivo de no volver a cometer aquellos en los que ya he caído. (Y sin la seguridad de que no vuelva a suceder).

Los he agrupado en tres bloques relacionados con diferentes reflexiones que debemos llevar a cabo antes de casarnos con una idea e invertir en ella tiempo, dinero e ilusión.

¿Por qué escribir un artículo sobre los 10 errores más comunes al emprender? Muy sencillo, porque al igual que pueden servirnos a nosotros para no volver a cometerlos otra vez, pueden servir a autónomos que se lanzan al emprendimiento a no cometerlos ni una sola vez. Ójala!!

clubsinergia_errores_emprender

Errores de planificación antes de emprender

1.- Planificación y objetivos. Métricas

¿Dónde queremos estar en un par de años? ¿Cómo vamos a medir ese progreso? Es fundamental tener una visión y una misión. Saber dónde queremos llegar y para qué estamos desarrollando un proyecto.

La alternativa es el caos continuo y los cambios de rumbo por estímulos externos como un comentario de alguien o una oportunidad que se puede aprovechar tangencialmente y que nos desvía de nuestro camino.

Es muy importante fijar metas con horizontes temporales y medir el progreso, comprobando recurrentemente nuestro nivel de cumplimiento.

2.- La importancia de un buen control de cashflow

El dinero se gasta muy rápidamente, la analogía con “quemar gasolina” es muy apropiada. Debemos tener unas cuentas claras incluyendo hasta el mínimo detalle de gastos porque a veces las partidas que no son realmente nucleares en el negocio (gestorías, alquileres, comunicaciones…) van comiendo recursos.

En el hipotético caso de que lleguemos a emitir facturas, los planes de flujo de caja deben contemplar fechas de cobro (preferentemente conservadoras), aunque tendamos a incluir su fecha de emisión como si el dinero apareciera milagrosamente en nuestra cuenta.

Un plan (sencillo) de flujo de caja debe ser completo, realista tirando a conservador, mensual, a largo plazo y ¿por qué no? Consensuado con nuestros asesores y contactos en el banco.

3.- Personalización y acumulación de tareas en el promotor.

Bueno, en el fondo es lógico querer hacer todo nosotros. Cuanto más grande es el reto, más nos motiva. Cuanto más importante es para el futuro del proyecto, más necesidad tenemos de hacerlo nosotros mismos.

En resumen: Cuanto más tiempo pasa, más tareas tiene el promotor y… peor las hace.

clubsinergia_enfado_emprender

Este no es el camino adecuado. Debemos confiar en un equipo que cuente con capacidades complementarias, cubriendo la mayor cantidad de capacitaciones que requerimos. Y debe contar con algo más: La confianza por parte de el/los promotores.

4.- Empezar una empresa sin un pacto de socios

Turno para hablar de algo importante: el pacto de socios. Siempre me vienen a la mente conceptos como desconfianza u opcionalidad. Sin embargo, el equipo que forma tu empresa deberá regirse por una reglas del juego.

Debe quedar claro quién hace qué para evitar pisarnos, pero también para que nadie sienta que invaden su parcela o que se encuentra bajo el mando de quien no debe. También debemos fijar las normas de salida o de disciplina, para saber a qué atenernos si viene un comprador o si alguien está incumpliendo sus obligaciones.

Siempre se suele decir que el pacto se hace para no volver a sacarlo del cajón, pero en esa frase lo importante es hacerlo, e incluso sacarlo de vez en cuando. ¡Ojalá sea por una oferta de compra que conviene a todos!

Errores de negocio en el emprendimiento.

5.- Vender tu producto barato y no por valor.

La situación es siempre la misma. Hemos montado nuestro negocio, tenemos el producto o servicio a punto para facturar y nos está costando obtener clientes. Si lo hemos hecho bien con el reparto de roles, el jefe de ventas nos presiona para bajar precios porque su trabajo es vender y quiere cerrar las operaciones en las que está dando la cara.

En esta situación, la tentación de bajar los precios y darnos el gusto de emitir facturas es enorme… y nos lleva a tener esos precios para siempre, si el vendedor quería bajarlos porque le facilita la tarea, ¿cómo irá a decirle a un cliente que se los sube?

clubsinergia_errores_startup

El error es claro, pero la tentación también. Para evitarlo, hay que establecer una política de precios acorde con el valor que ofrecemos, su percepción por los clientes y una cuantificación del problema que les resolvemos. Esta política debe ser inmutable dentro de unos límites razonables, que el equipo de ventas debe tener claros.

No caigamos también en el error de establecer un precio basado en el coste del mismo. No. El precio debe ser el que el cliente esté dispuesto a pagar en función de la necesidad que le resolvemos. Si resulta que ese precio calculado de esa manera es inferior al coste de producirlo, entonces perderíamos dinero. Un claro indicador de que nos hemos equivocado de negocio. Poco a poco vamos viendo los 10 errores más comunes al emprender

6.- Salir a mercado sin planificar marketing ni ventas.

Obviamente suena a obviedad, pero esta situación de carencia de planificación de mercado es muy habitual en equipos TIC con muchos ingenieros donde el reparto de las tareas no técnicas se hace casi a regañadientes, sin preparación y sin vocación.

Somos tres técnicos y ninguno sabe de vender, así que lo haces tú”. Pues no debe ser así. Esa persona no sabe cómo hacerlo y su nivel de frustración va a crecer al mismo ritmo que la de los socios que no ven resultados. Como casi siempre, lo digo por experiencia.

Esta “pieza” del negocio es clave y si nadie la controla es que el equipo no es bueno, hay que incorporar a alguien con ese perfil. Pero además, hay que aprender y adquirir experiencia entre todos. El equipo fundador debe dar la cara por el negocio y ser vendedores siempre, así que probablemente corre más prisa esto que aprender un nuevo lenguaje de programación o lanzarnos a juguetear con nuestra nueva impresora 3D.

7.- Conocer a nuestros clientes y sus necesidades/dolores

Continuamos con los 10 errores más comunes al emprender. Por el momento, dejaremos atrás los conceptos de Customer Discovery, lean startup y demás aplicaciones del método científico a la creación de nuestra propuesta de valor. Eso serían soluciones o metodologías y las describimos en otros posts, pero en este la clave es entender los errores del emprendedor.

Este error es probablemente el principal al crear esa propuesta de valor. Se basa en desarrollar nuestra propuesta de valor (e invertir en su creación) en función de lo que creemos que cierta gente quiere. Por supuesto, esa gente luego lo verá y de un vistazo querrá hacernos ricos porque quedará impresionada con nuestro ojo clínico para detectar necesidades insatisfechas.

Obviamente, esto no es así. Hay que hablar mucho con los agentes de nuestro nicho. Hay que restringir ese nicho de hecho. Hablando con ellos e incluso acompañándolos en su día a día, es como detectaremos qué les duele de verdad y cómo desarrollarlo para aliviar ese dolor. Además, debemos aconsejarles y guiarles para que les resulte fácil de usar y se mantengan como clientes.

Esta tarea es clave e implica divorciarnos de nuestra idea inicial, por mucho que cueste.

Errores de diseño y desarrollo de tu producto

8.- Metemos todo a desarrollo

Esta vez la experiencia personal es tan fuerte que empiezo con ella. Nuestra startup consiguió una importante cantidad de dinero en concursos de innovación. El mes siguiente estábamos 13 personas en la empresa, con los promotores siendo quienes menos cobraban… por cierto.

Nos lanzamos a desarrollar como si no hubiera un mañana, sin tener claro el equipo de ventas, políticas de precios ni ningún aspecto que no fuera demostrar que los premios a nuestros proyectos significaban que teníamos las mejores capacidades para inventar y desarrollar.

Obviamente, esto duró lo que duró el dinero (que a ese ritmo es muy poco). Simplemente haciendo un reparto de nuestra gasolina que hubiera incluido el resto de piezas de la empresa, hubiéramos desarrollado un servicio con bastante mejor “market fit” (enlace en inglés).

9.- Desarrollar lo que nos viene bien o nos sugieren.

Y nos viene bien porque nos gusta o porque nos resulta más fácil. Bien, esta parte está clara pero, ¿qué quiere decir “lo que nos sugieren”? Este concepto está relacionado con las tareas de escuchar a nuestros clientes, ver qué necesitan, ver cómo lo quieren, etc.

Es totalmente necesario escucharles, pero no lo es hacerles caso EN TODO. Se debe aplicar un filtro. Pasas un día con un cliente potencial y sales con una lista de cambios y nuevas funcionalidades para las que necesitas dos meses de todo tu equipo de desarrollo. Esta trampa se llama “feature creep” y es totalmente habitual en quienes ponen (como debemos) al cliente y sus necesidades por encima de todo.

Finalmente, debemos tener claro dónde queremos llegar (otra vez los planes) y escuchar al cliente sin ser absorbidos por sus deseos. Separar deseos de problemas/dolores será un punto clave para nuestra estrategia de desarrollo y creación de valor.

10.- Sprints cerrados, evita las distracciones

Aunque la idea de sprint está más ligada a las metodologías ágiles, podemos decir que se trata de llegar a un cierto estado de desarrollo en un periodo de tiempo.

Viendo nuestra empresa como un equipo con objetivos, nuestros sprints se corresponden con nuestros objetivos de desarrollo a corto plazo, aunque estas reflexiones sirven perfectamente para el medio plazo. Es fundamental haber comprendido los 10 errores más comunes al emprender. Acordarnos o no, ya dependerá del interés que nos suscite este tema. Aunque debemos intentar que sea de forma prematura y no cuando el problema ya haya surgido y entonces nos acordemos de esto.

Cometer este error implica dejarse llevar por las tentaciones, que no son manzanas en este caso sino ideas (seguramente buenas) que han ido llegando mientras desarrollamos. La última vez que me ha surgido esta tentación fue desarrollando un chat para una app…. ¿y si le metemos encuestas?

Sonaba genial, útil y retenía usuarios, pero cambiaba el diseño de la pantalla y toda la usabilidad, que había sido estudiada y testeada a fondo. ¿Realmente merecía la pena cambiar eso por una idea puntual?

BONUS TRACK: Saber cerrar a tiempo

En proyectos emprendedores, el periodo “agonico” puede durar desde unas semanas hasta años. Permanecemos con la empresa abierta, dedicando recursos, endeudándonos…. Hasta que no podemos más y cerramos porque no queda otro remedio. Estar en un barco que se hunde con nuestra ceguera y obsesión no es saludable. Es momento de reflexionar. ¿Debo seguir con esto? ¿Puedo cerrar capítulo y empezar otra cosa?

Sin embargo, la bondad de cerrar a tiempo se puede cuantificar muy fácilmente: RECURSOS QUE ESTAMOS METIENDO + TIEMPO QUE NO DEDICAMOS A OTRA COSA + FRUSTRACIÓN.

Esta suma sale rápido y no conozco a nadie que no la vea a tiempo, pero es difícil ceder y asumir que ese proyecto tan bonito, esa idea con la que nos íbamos a forrar (¿recordais?), no ha funcionado por la razón que sea.

Bueno, hay más ideas revoloteando por ahí, y habrá ocasiones para crear un mejor equipo, un mejor plan o en un mejor momento. Quizás en el siguiente proyecto reduciremos la lista de errores cometidos. Yo sigo empeñado en, al menos, cometer otros diferentes. Hemos visto los 10 errores más comunes al emprender. Algo habremos aprendido con todo esto, no? Pues de eso se trata.

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. mayo 12, 2020

    […] Todos tenemos ideas, pero lo importante, es elegir aquella que nos va a llevar al éxito, quizás esa sea la reflexión más importante y más trascendente, pero en el momento que tengamos eso claro, tenemos que sistematizar el camino para llegar al objetivo. Lo más importante es tener un objetivo claro y focalizarnos hacia él y centrar los esfuerzos en llegar al mismo. Evitar caer en errores de libro. […]

  2. mayo 14, 2020

    […] visto cuales son los principios básicos de la metodología lean startup. Ten en cuenta estos errores que no debes cometer, y averigua si tu idea de negocio es […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *