Conviértete de autoempleado a dueño del negocio

En este artículo veremos como puedes darle un giro a tu negocio. Conviértete de autoempleado a dueño del negocio!

Los problemas del autoempleo

El principal problema del autoempleo es que el negocio está limitado. Puedes abarcar tanto como puedas personalmente trabajar, pero no más. Es una situación perfectamente válida. Ganarse la vida por el trabajo de uno mismo sin depender de terceros tiene mucho valor en los tiempos que corren. Sin embargo, hay personas que siempre intentan ir más allá. Para ellos aportamos estas ideas.

Los beneficios del autoempleo

Obviamente, ser autoempleado tiene una ventaja importante: No te responsabilizas de nadie. Tú te lo guisas, tú te lo comes. Buscas trabajo para tí, lo haces, y lo cobras. Punto final. Es sencillo. No tienes que preocuparte de cómo cobrarán mes a mes tus empleados. Para muchos, con esto basta. No necesitan más. Simplemente quieren ganarse la vida por su cuenta y no tener más complicaciones. Incluso si piensas de esta manera, échale un vistazo al resto del artículo, pues te puede venir bien conocer otras posibilidades.

clubsinergia_autoempleo_empresa

¿Podrías ser capaz de conseguir más clientes?

Si dejases de trabajar en lo que trabajas y te dedicases solamente a conseguir clientes, ¿podrías conseguir suficientes clientes y suficiente trabajo para mantener un equipo de digamos cinco personas?. Plantéatelo. ¿Serías capaz de multiplicar el valor de tu negocio?

Crea un sistema poco a poco

Empieza poco a poco. No digas que no a un trabajo o un cliente. Ve pensando en contratar o subcontratar un ayudante y ve enseñándole cómo se hace el trabajo. Poco a poco, dedícate más a tratar con los clientes y que tu ayudante haga el trabajo cada vez de forma más independiente. Cuando alcances el equilibrio, aumenta tu capacidad con otro empleado. Ve poco a poco formando un equipo profesional. Ofreceles formación. Son tu brazo ejecutor de trabajos. Cuídales. Hazles partícipes del éxito.

clubsinergia_autoempleo

Una empresa es un sistema

Ser empresario significa ser capaz de crear un sistema que funcione. Las empresas son sistemas. Intenta mejorar siempre tu sistema. Hasta ahora tu sistema eras solamente tú. Con tus mecanismos de autoempleo que te funcionaban bien. Ahora hay que cambiar la mentalidad. Debes crear un sistema donde tú trates con clientes y tus empleados hagan el trabajo que antes hacías tu. Debes evolucionar tu sistema. Perfeccionarlo contínuamente. No ponerle límites.

Implanta tu manera de hacer las cosas con la mente abierta

Tienes una forma de hacer las cosas. Te funciona porque has llegado hasta donde estas utilizándola y perfeccionándola. Ahora lo que debes hacer es transmitirla y enseñarla a tu equipo de empleados. Sin embargo, no te cierres en banda a tu sistema. Permite a tus empleados ser creativos y probar otras maneras de hacer las cosas que puedan mejorar tu sistema. Trata de tener la mente abierta en ese sentido.

Confía en tu equipo

Las relaciones en las empresas de éxito se basan en la confianza. Todos nos equivocamos, todos estamos andando un camino donde hay piedras. No puedes supervisarlo todo, no puedes controlarlo todo. Céntrate en tu parte, que es mejorar el negocio y fortalecerlo consiguiendo más clientes. No intentes adoptar el papel de sargento supervisor del trabajo de tus empleados. Gastarás unas energías tremendas y agobiarás a tu equipo.

¡Conviértete de autoempleado a dueño del negocio! Piénsalo. Reflexiona. Analiza. Toma decisiones, y actúa. Empieza ya a pensarlo.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *