Autodiagnóstico (2): Generalidades

Autodiagnóstico (2): Generalidades

Todos estos posts están pensados para “estartaperos” que tienen una idea emprendedora, mucha ilusión y, por supuesto, necesidades de financiación. Damos por hecho que si tienen “la pasta”, sus propias ganas les van a llevar a gastarla, pero este autodiagnóstico les servirá para evaluar sus posibilidades y capacidades de mejora a pesar de estar enfocado (casi involuntariamente) hacia alcanzar la capacidad de convencer a otros de la viabilidad de la idea.

La gran pregunta.

Por muy larga que pueda parecer esta serie de posts, todo trata de resolver una pregunta (la gran pregunta):

¿Mi SOLUCIÓN resuelve un PROBLEMA verdadero de MUCHOS CLIENTES y tiene POTENCIAL para ser un negocio GRANDE a nivel INTERNACIONAL?

Las cuestiones de financiación, equipo, procedimientos, etc… quedan atrás si lo que pretendo es vender carretas de bueyes en mi pueblo.

La gran pregunta será recurrente en esta serie, pero debemos fijar otros conceptos que también son importantes y transvesales en cada uno de los posts:

TRL del proyecto.

El concepto de TRL (Technology Readiness Level) procede de la NASA, si bien ha sido aceptado en Europa como el mejor método para categorizar el estado de proyectos I+D+i desde la más pura investigación hasta la puesta en mercado.

 

TRL-Eukolya-Clubsinergia

Podemos pensar en un TRL 1 como una idea de un sabio griego acerca de la composición de la materia, mientras que un TRL 9 es el proyecto del monitor que estás mirando en este momento, plenamente comercializado.

Generalmente, los proyectos de innovación se encuentran en TRL 6 (tenemos un prototipo que funciona en un ambiente controlado) o en TRL 7 (funciona en un ambiente real)

¿Dónde financiarse?

La financiación es una parte importantísima e indispensable en los proyectos innovadores. A lo largo de esta serie de posts iremos viendo que autodiagnosticar nuestro proyecto es un proceso paralelo a disponer de las mejores armas para conseguir financiación.

En principio, nombraremos con mayor énfasis las oportunidades de financiación a nivel público (sobre todo Europa) y a través de concursos de aceleradoras privadas, sin embargo el emprendedor debe conocer tanto los niveles privados primarios (autofinanciación, FFFS o bancos) y avanzados como inversores, quienes en el fondo exigirán la misma información que cualquier convocatoria pública competitiva.

Plan

A lo largo de los siguientes posts iremos desgranando las diferentes piezas del puzle que debe completar cualquier emprendedor para acercarse al óptimo de posibilidades de éxito.

Nunca estará garantizado, pero sin preparación será imposible.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *